Archivo de la categoría: Globalización

Más información sobre la resolución 9.70 del ICA

A continuación consulte el texto de la Resolución 9.70.

I-C-A-012

También está la información del Grupo Semillas:

http://www.semillas.org.co/sitio.shtml?apc=e1i1–&s=e&m=a

Anuncios
Vídeo

Resolución 9.70 del ICA

¿Usted qué opina?

El fin del crecimiento

Durante los últimos dos siglos, el crecimiento fue prácticamente el único índice de bienestar económico. Si la economía crecía había empleos y las inversiones daban altos rendimientos. Cuando la economía temporariamente paró de crecer, tal como ocurrió durante la “Gran Depresión”, se produjeron sangrías financieras.

A lo largo de este período, la población mundial se incrementó desde menos de dos mil millones de seres humanos en 1900, hasta casi siete mil millones hoy en día. Y estamos sumando alrededor de 70 millones de “nuevos consumidores” cada año. Esto hace que el crecimiento futuro sea algo más crucial aún: Si la economía se estanca, habrá menos bienes y servicios per capita para todos.

Nos hemos basado en el crecimiento económico para el “desarrollo” de las economías más pobres del mundo. Sin crecimiento, debemos asumir seriamente la posibilidad de que cientos (tal vez miles) de millones de personas, nunca alcanzarán ni siquiera una versión rudimentaria del estilo de vida consumista del cual disfrutan los habitantes de las naciones industrializadas.

Por último, hemos creado sistemas monetarios y financieros que requieren crecimiento. Cuando la economía crece, eso significa que hay disponible más dinero y más crédito. Las expectativas aumentan, la gente compra más y más productos, los negocios necesitan más préstamos, y los intereses sobre los préstamos pueden ser devueltos. Pero si no hay nuevas emisiones de moneda que ingresen al sistema, el interés sobre los préstamos existentes no puede ser devuelto. Como resultado se produce una bola de nieve de morosidad, se pierden empleos, disminuyen los ingresos, se restringen las contrataciones, lo cual a su vez hace que las empresas pidan menos préstamos, causando que menos cantidad de dinero ingrese en la economía. Esta situación es un bucle de realimentación destructivo, el cual es muy difícil de detener una vez que se pone en marcha.

En otras palabras, la economía no cuenta con una configuración “estable” o “neutral”: Solamente puede haber crecimiento o contracción. Y “contracción” es justamente una agradable manera de llamar a la “depresión”, es decir, un largo período de pérdidas de empleos en cascada, cierres, morosidad y quiebras. Nos hemos acostumbrado tanto al crecimiento, que es difícil recordar que en realidad es un fenómeno bastante reciente.

Durante los últimos milenios, así como los imperios se levantaban y caían, las economías también avanzaban y retrocedían. Pero la actividad económica global se expandía muy lentamente, y con retracciones periódicas. Sin embargo, con la revolución de los combustibles fósiles de los últimos dos siglos, hemos visto un crecimiento a una velocidad y escala sin precedentes en toda la historia de la humanidad. Hemos aprovechado la energía del carbón, el petróleo y el gas natural para construir y utilizar automóviles, camiones, autopistas, aeropuertos, aviones y redes eléctricas, todas componentes esenciales de la moderna sociedad industrial. A través de este proceso de única vez, al extraer y quemar cientos de millones de años de energía solar almacenada químicamente, hemos construido lo que por un breve y brillante momento parecía ser “la máquina del crecimiento perpetuo”. Tomamos lo que era en realidad una situación única y extraordinaria como algo permanente que dimos por sentado, y así llegó a ser “lo normal”.

Pero a medida que la era del petróleo abundante y barato llega a su fin, nuestros supuestos sobre una continua expansión están siendo sacudidos hasta la médula. Ciertamente, el final del crecimiento es algo muy pero muy grande. Esto significa el fin de una era, y de nuestra manera actual de organizar nuestra economía, nuestra política y la vida cotidiana. Sin crecimiento prácticamente vamos a tener que reinventar la vida humana sobre la Tierra.

Es esencial que reconozcamos y entendamos la significación de este momento histórico: De hecho hemos llegado al final de la era de la expansión económica alimentada por los combustibles fósiles, y los esfuerzos de los políticos para continuar persiguiendo el evasivo crecimiento, en verdad equivale a una fuga de la realidad. Si los líderes mundiales no están bien informados acerca de la situación actual, probablemente retrasarán la implantación de los servicios de apoyo que pueden posibilitar la supervivencia en una economía sin crecimiento, y seguramente luego fallarán cuando quieran hacer los imprescindibles cambios en los sistemas monetario, financiero, alimentario y de transportes.

Como resultado de ello, lo que pudiera ser un proceso doloroso pero soportable de adaptación, podría convertirse en la mayor tragedia de la historia. Podemos sobrevivir al final del crecimiento, pero sólo si reconocemos lo que significa y actuamos en consecuencia.

Lea todo el artículo AQUÍ

¿Qué se dice sobre la influenza porcina?

Como es de público conocimiento, el virus de influenza porcina avanza en su dispersión alrededor del Mundo, sin embargo la información que transmiten los medios, así como la que ofrecen las autoridades, resulta francamente tendenciosa y, por otro lado, nos queda la sensación de que, en caso de una emergencia realmente grave, las medidas que se están tomando resultarían insuficientes.  Si es cierto que, como dijo el ministro de la “desprotección social”, se infectarán en Colombia entre 4 y 8 millones de personas, y tenemos en cuenta que las dosis de Tamiflu llegan a costar $100.000 la unidad…     ¿Quiénes podrán acceder a tan costoso tratamiento? ¿Quiénes se quieren enriquecer?

Son muchas las preguntas que surgen, pero pocas las respuestas que podemos asir, gracias a la precaria información mediática y, por supuesto, a nuestros propios prejuicios. Creo que lo mejor será estar bien informados.

El Instituto de Ecología de la UNAM ha puesto a disposición del público un portal con vínculos a noticias, mapas, uso de mascarillas, entre otros datos que pueden ser de utilidad ante una eventual pandemia.

¿Será que esta humanidad está comiendo mucho marrano? Ya sé que el virus no se transmite por el consumo de su carne, pero para mí resulta evidente que hay una relación de carácter ecológico entre la explotación comercial del cerdo a gran escala alrededor del mundo y la propagación de este tipo de enfermedades. Ya sucedió con la influenza aviar. ¿Usted qué opina?

Consulte esta página AQUÍ

200 años que cambiaron al Mundo (con Hans Rosling)

En este video veremos cómo han evolucionado los países del mundo de acuerdo con una presentación preparada por Hans Rosling, desde 1809 hasta 2009. En una compleja gráfica se muestra el cambio en las diferentes naciones respecto de elementos como la expectativa de vida, el salario anual y el tamaño de su población.

Rosling muestra cómo se ha mantenido en la historia una gran diferencia entre países ricos y longevos, frente a los países pobres y con una menor expectativa de vida, pese a haber superado todos la expectativa de vida inicial, de 40 años; y evidencia las diversas velocidades con que cada uno se desplaza por la gráfica con el paso del tiempo. Hace una comparación muy interesante entre China y Estados Unidos. Finalmente destaca el papel de los países donde las ganancias son medias con respecto a los demás, entre los cuales creo ubicar a Colombia, con felexiones muy interesantes.

Es más, estuve buscando más videos de Hans Rosling y encontré estos dos que presento a continuación, donde utiliza las mismas técnicas de presentación gráfica de datos demográficos del Mundo, en esta ocasión relacionando además la tasa de fertilidad femenina, y el porcentaje de población mayor. De nuevo las comparaciones entre países pobres y ricos resulta abrumadora, así como las comparaciones entre regiones; también se presenta un análisis sobre Europa y sus cambios demográficos en el tiempo.

Por último, en la dirección http://www.gapminder.org/world puede consultar la interfaz en línea de los indicadores analizados por Rosling. Mire a continuación los valores para Colombia entre 1809 y 2007, que tomé de esta página (es importante recordar que los datos para el siglo XIX son vagos, imprecisos e incompletos):